Cómo tus habilidades sociales superan a tus competencias

Un tema en boca de todo el mundo es la digitalización. “Tenemos que prepararnos ya para la digitalización”, “Entrénese en el mundo de la digitalización”. Escuchamos frecuentemente frases como estas en los medios de comunicación, en las empresas y lo comenta el vecino de mesa en el comedor de la compañía. Y la política a nivel mundial no se ha quedado atrás y ha tomado medidas grandilocuentes:  EE.UU. cuenta con una “estrategia de gobierno digital” y Polonia ha dedicado a estos asuntos un ministerio entero. El parlamento alemán tiene un coordinador jefe y un ministro de estado para asuntos digitales y además cada ministerio tiene su propio departamento digital. ¡Uff!

Todo ello conduce al embeleso de que, a partir de ahora, las habilidades tecnológicas son las decisivas. Enseguida corre todo el mundo a apuntarse a algo: codificación, CRM, ERP, por ejemplo, en lugar de cursos de liderazgo o de idiomas. Los más pequeños deberían incluso ser genios de la informática, ya desde la escuela primaria, si es que quieren asegurarse una buena carrera profesional, claro. «Ten una larga lista de cualificaciones y todos te querrán», se oye en todas partes, «esto permite saltar rápidamente unos cuantos peldaños en la escalera de la carrera profesional».

Por qué ni siquiera Google centra ya su búsqueda únicamente en las perfectas cualificaciones

Resultó una auténtica sorpresa, bastante confusa, por cierto, lo que descubrió uno de los empleadores más populares del mundo, cuando investigó a sus empleados más exitosos. El gigante tecnológico Google quiso averiguar qué habilidades tienen en común y qué es lo que distingue consistentemente a sus mejores trabajadores. El resultado sorprendió a la empresa y particularmente, a muchos empleados de Recursos Humanos. Las competencias científicas y tecnológicas, como matemáticas, codificación, etc., ocuparon el último lugar en la lista. Porque, contrariamente a la suposición de que este tipo de competencias aseguran una carrera exitosa, resultó que las capacidades más importantes para el éxito se encuentran, sobre todo, en el área social. El grupo objeto de estudió mostró excelentes habilidades de comunicación y entrenamiento, así como gran capacidad de escuchar. También se observó como otra de las cualidades importantes, la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, es decir la empatía. Y, por último, pero no menos importante, la habilidad de analizar relaciones de forma crítica. Las instituciones educativas de todo el mundo sintieron por fin que habían recibido una confirmación, en el sentido de que los académicos en humanidades son despiadadamente subestimados en el mercado laboral. Porque curiosamente, como mencionásemos al principio, las habilidades matemáticas terminaron en el último lugar. [1]

 

Debemos proporcionar tiempo a nuestros hijos para que desarrollen habilidades sociales.

¿Cuáles habilidades vamos a necesitar en el 2030?

Las conclusiones anteriores se ven ratificadas en un estudio realizado por la empresa auditora Deloitte. Dicho estudio examinó en particular, cuales competencias van a ser decisivas para puestos de trabajo de nueva creación, hasta el 2030. El estudio señala que las personas altamente capacitadas en matemáticas serán muy demandadas durante el auge de la automatización, pero que habilidades como creatividad, inteligencia social y emocional, serán más requeridas en el futuro y a largo plazo. Por otra parte, existe un sector muy importante y en continuo crecimiento, el sector servicios, en el cual este tipo de habilidades, llamadas sociales o blandas, son especialmente valoradas. Adicionalmente, las habilidades sociales también proporcionan una protección directa contra la automatización, porque en lo que se refiere a creatividad e inteligencia social, tenemos los humanos absoluta ventaja sobre las máquinas. Existe una gran necesidad en cuanto a habilidades de comunicación y lenguaje, como también de creatividad, originalidad y flujo de ideas [2].Entonces, es cuando cobra sentido aquel famoso “pensamiento fuera de lo común” (“thinking outside the box”). Piense, por ejemplo, en un gerente de proyecto quien distribuye excelentemente el presupuesto para sus proyectos, pero sencillamente no puede entender los problemas o necesidades de los clientes.

 

¿Estamos valorando injustamente los logros académicos?

Mark Cuban, un multimillonario estadounidense de la industria del software, lo expresó en pocas palabras en 2017: «Haré una predicción. En diez años, valdrá más una licenciatura en filosofía que una licenciatura en programación tradicional». Porque, según Cuban, las máquinas podrán calcular y programar para nosotros, y de acuerdo a lo que pronostica «será más valioso saber pensar críticamente y evaluar desde una perspectiva global, que lo que hoy consideramos carreras prometedoras, como programación….un diploma en contaduría o ese tipo cosas». [3]

La cuestión es: ¿cómo tratar estos hallazgos en términos de educación?, ¿qué necesitamos realmente enseñar a los jóvenes para tener éxito y ser felices en el mundo del 2030? Si cree que los padres, creadores de la tecnología mundial, están especialmente ocupados con el desarrollo de las competencias tecnológicas, probablemente no sea así. En la familia Gates, por ejemplo, sólo en la cocina se puede gastar tiempo en la computadora y no hay teléfonos inteligentes. Para Mark Zuckerberg, es más importante que sus hijos pasen más tiempo leyendo y al aire libre. [4] Jack Ma, fundador del Grupo Alibaba, también afirmaba en un discurso: «Le dije a mi hijo: -no tienes que estar entre los tres primeros de tu clase, estar en el medio es bueno, siempre y cuando tus notas no sean tan malas-. Sólo este tipo de persona (un estudiante dentro de la media) tiene suficiente tiempo libre para aprender otras habilidades. Creo que para que la economía de China se desarrolle, necesita muchas pequeñas y medianas empresas, dirigidas individualmente, y eso requiere muchos empresarios con valores y empuje». [5]

Los ejemplos anteriores podrían ser una descripción de la vida de Steve Jobs. Existen muchas historias similares sobre su comportamiento como padre. ¿Sabían los grandes pioneros de la tecnología el rol decisivo que sus habilidades sociales tuvieron y continúan teniendo en su camino hacia el éxito? Se ha dicho siempre de Jobs que no andaba muy sobrado en el área social, pero varios análisis psicológicos reflejan que el hombre simplemente sabía exactamente cuando quería hacer uso de su inteligencia emocional y cuando no tanto. Después de todo, tuvo muchos empleados los cuales dejaron Apple para fundar sus propias Start-Up’s, no solo con su consentimiento, sino gracias a él. Aparentemente sabía muy bien como dar empuje y motivar. [6]

 

Las habilidades sociales también son decisivas para un buen match

Habilidades sociales bien desarrolladas ayudan en cualquier campo de trabajo y no deben ser subestimadas, aún cuando nos encontremos en la era más sensible de la tecnología. De lo que podemos estar seguros es que la inteligencia social y emocional continuarán siendo decisivas para una actividad económica exitosa, hasta más allá del 2030. Nosotros en JANZZ, somos plenamente conscientes de lo importante que son las habilidades sociales para un buen match entre personas y empleos, ya que las mismas determinan en realidad si un candidato se integrará bien en un equipo y/o empresa. Nuestro algoritmo especial de matching toma en consideración no solo el título del puesto de trabajo y la formación, sino también otros pequeños detalles, los cuales conducen a la elección correcta, como las muy importantes habilidades sociales. De este modo, se puede garantizar un acercamiento al match perfecto, basado en los últimos descubrimientos sobre las características de los mejores empleados. Estaremos encantados de proporcionarle información adicional sobre los mejores algoritmos de matching y de asesorarle sobre el mejor camino hacia una excelente intermediación.

Envíenos su consulta a sales@janzz.technology

 

 

[1] Strauss, Valerie. 2017. La sorpresa que se encontró Google sobre sus empleados – y lo que ello significa para los estudiantes de hoy en día. URL: https://www.washingtonpost.com/news/answer-sheet/wp/2017/12/20/the-surprising-thing-google-learned-about-its-employees-and-what-it-means-for-todays-students/?noredirect=on&utm_term=.d4cfd1f9cd76 [2018.09.15].

[2] Deloitte AG (Hrsg.). 2017. ¿Cuáles competencias son claves en la era digital? Efectos de la automatización sobre los trabajadores, las empresas y el sistema educativo. URL: https://digital.swiss/assets/dateien/ch-de-innovation-automation-competencies.pdf [2018.09.15].

[3] Watson, Christine. 2018. RecTech está creando más – no menos – necesidad del toque humano. URL:  https://www.daxtra.com/2018/08/03/rectech-creating-more-need-for-human-touch/ [2018.09.15].

[4] Johnson, Alice. April, 7th, 2018. Punto de vista: estilo paterno de los billonarios de la tecnología. En: The Times. New York City.

[5] Custer, C. 2015. Jack Ma: “Lo que le dije a mi hijo sobre la educación”. URL: https://www.techinasia.com/jack-ma-what-told-son-education [2018.09.15].

[6] Bariso, Justin. 2018. ¿Era Steve Jobs emocionalmente inteligente? Le sorprendería la respuesta.  En: Inc. URL: https://www.inc.com/justin-bariso/was-steve-jobs-emotionally-intelligent-answer-may-surprise-you.html [2018.09.15].